La naranja deshidratada aporta un aroma y bouquet cítrico y refrescante que combinan a la perfección con las notas picantes de la pimienta de Jamaica. Estos sabores, unidos a la sal marina proveniente de las salinas más conocidas de la costa Mediterránea, crean el complemento ideal para la coctelería y la cocina creativa más moderna.